PIDE TU CITA AHORA

BLOG

La consulta precoz cuando notas caída del cabello es… TU ALIADA!!!

Existe un recambio estacional idéntico en hombres y mujeres. El cabello se va cayendo y se va renovando a diario, es  “ ALGO FISIOLOGICO”.

En el cuero cabelludo tenemos pelos en distintas fases de desarrollo, unos van creciendo, otros estabilizados y otros tienden a caer…. “ NO HAY QUE PREOCUPARSE” , en muchos casos es una reacción del momento del año en que estemos o por algún factor físico o psíquico temporal.

La mayoría de los seres humanos tenemos una mudanza de pelo  diaria de 50 a 100 cabellos día , a veces son 50-60 y otras veces 100-120 y esto coincide con el final del verano e inicio del otoño.

¿ CUANDO PREOCUPARNOS REALMENTE?

“Lo que tiene que alertarnos es nuestra fotografía y no nuestro cepillo”

Esto se convierte en un signo de alerta para hombres y mujeres, comparar una foto del año anterior con una actual, es buen método para detectar si hay areas “ más claras” en la cabeza o “se nota menos pelo” esa es la señal, la falta de densidad.

De ser así, consultar con el médico, para determinar lo que esta pasando y evitar recurrir a centros o peluquerías que solo demoraran el diagnostico real.

Las enfermedades que provocan calvicie,  en la mayor parte de los casos no van asociadas a un aumento del recambio por que precisamente la raíz es lo que esta enferma y al enfermarse  no desprende pelo porque este no sale.

Diagnosticar  y tratar a tiempo son tus aliados!

Cuidar el pelo, también por dentro

En la mayoría de las ocasiones, cuando nos hablan de los cuidados del cabello, casi siempre se hace referencia a aspectos externos. Sin embargo, para mantenerlo sano, es necesario también, como en todos los órdenes de la vida, practicar hábitos saludables.

Cada día tenemos más información sobre los efectos que tienen en la salud capilar la alimentación, el sueño y el tabaco, entre otros. Por este motivo, en CTR CAPILAR recomendamos a los pacientes realizarse una analítica completa que nos proporcione datos fiables sobre posibles causas de la pérdida de cabello.

Algunos déficits alimenticios, como por ejemplo la falta de hierro, de zinc o de vitamina D tienen un efecto directo en la pérdida de salud del pelo. Una buena alimentación puede ser la clave para retrasar el avance de la alopecia.

Lo mismo sucede con el sueño. La falta de descanso afecta a todas las células del cuerpo. No podemos perder de vista que el pelo es uno de los órganos con mayor tasa de multiplicación celular, junto a las mucosas. Por tanto, le afecta más cualquier alteración de los ciclos normales de actividad y reposo. En cuanto al tabaco, la entrada en sangre de la nicotina y otras sustancias presentes en él, provoca un constreñimiento de los vasos sanguíneos y una disminución del riego y de los niveles de oxígeno. Sin embargo, una de las claves del éxito de los injertos es su revascularización en las primeras etapas tras la colocación. Poner dificultades a este proceso puede, por tanto, provocar la pérdida de un porcentaje elevado del pelo trasplantado. Este es el motivo de que a los pacientes que se vayan a someter a cirugía se les recomiende dejar de fumar y, sobre todo, no hacerlo en los quince días siguientes a la intervención.

La importancia de los tratamientos médicos dermatológicos en un proceso de cirugía capilar

Un aspecto fundamental en todo el proceso de un microtrasplante capilar es el mantenimiento de los tratamientos médicos dermatológicos. Algunos pacientes pueden llegar a considerar la cirugía como una panacea que hace innecesarios el resto de cuidados; pero nada más lejos de la realidad.

El microtrasplante tiene como objetivo repoblar una zona concreta. Es decir, hacer crecer pelo sano en un área en la que no lo hay y en la que no existe opción de recuperarlo. Pero los tratamientos médicos están orientados a mantener el pelo nativo y evitar su deterioro y desaparición.

La cirugía no significa frenar el proceso evolutivo de la alopecia. Si estamos perdiendo pelo y no nos sometemos a tratamientos médicos dermatológicos [Minoxidil, Finasterida, etc.], la alopecia seguirá su curso natural y no la frenaremos.

Algunos pacientes pueden llegar a la consulta y ser considerados aptos para una cirugía capilar, a pesar de no estar sujetos a ningún tratamiento médico. Sin embargo -a causa de lo expuesto anteriormente-, una de las principales medidas tomadas, de manera conjunta con la intervención, será la identificación y prescripción de los medicamentos más eficaces y adecuados a su caso concreto existentes en el mercado.

Es decir, la cirugía capilar no sustituye en ningún caso a los tratamientos médicos dermatológicos para frenar el desarrollo de la alopecia. Estos, por tanto, deberán ser mantenidos tras la intervención.

¿Cuál es la mejor época del año para hacerse una cirugía capilar?

No existe una época del año que favorezca o no al proceso de trasplantación capilar el momento del año no influye en los resultados. La mejor época es cuando el paciente dispone de tiempo. Hay que tener en cuenta que, tras una intervención, el aspecto del paciente durante algunos días refleja los efectos del tratamiento.

Por este motivo, la mayoría de las personas prefieren “desaparecer” durante unos días. Y el periodo vacacional permite ausentarse de las obligaciones laborales y sociales durante el tiempo necesario, de forma natural y justificada. Por lo que la mayoría de las intervenciones se producen con antelación a un período vacacional del paciente, generalmente las vacaciones de verano.

Esto no significa, por supuesto, que la cirugía no pueda o no deba realizarse en otras estaciones. De hecho, no hay ningún condicionante médico para elegir uno u otro momento.

Eso sí, si decide realizarse una cirugía capilar en la época estival, no olvide que no podrá tomar el sol ni bañarse en el mar. Así que, si es usted de los que disfrutan de ese tipo de actividades, será mejor que aproveche el verano al máximo. Y no se preocupe: en CTR CAPILAR sabremos aconsejarle para encontrar otro momento del año igual de bueno para todo el proceso de intervención y recuperación.

Cuidados tras someterse a la técnica FUE

Una de las principales ventajas de la técnica FUE, además de los extraordinarios resultados que se obtienen con ella, es la rápida recuperación que conlleva. Como especialistas en el ámbito del microinjerto capilar, sabemos que este revolucionario procedimiento apenas provoca efectos secundarios y los cuidados tras haberse sometido a este tipo de intervención son mínimos. El fundamento de este método, es decir, la extracción individual de unidades foliculares permite que las micro heridas resultantes tengan cada una de ellas  menos de un milímetro, (0.6mm-0.9mm)

Así, transcurridas 24 horas desde la ejecución del procedimiento, estas lesiones ya están cerradas. Una semana después, apenas son visibles. Además de la celeridad en la recuperación, otro punto a favor de la técnica FUE es que no suele ser una intervención dolorosa en la mayoría de las ocasiones. Características similares tiene la cura en las zonas que son objeto de los injertos.

Las incisiones que el cirujano tiene que efectuar para poder crear los puntos receptores en los que implantar las unidades foliculares tienen medidas similares a las de los puntos donantes. Es por este reducido tamaño por lo que la cicatrización también se acorta en gran medida. Un buen consejo que podemos dar a las personas que se someten a la técnica FUE, es aplicar una bolsa de hielo sobre la frente cada dos o tres horas y durante 15 minutos, esto ayuda a que la zona frontal no se edematice.

El hielo no debe rozar la zona trasplantada. Además, es aconsejable colocar la bolsa de hielo sobre la nuca. Mantener la cabeza erguida y ligeramente hacia atrás también ayudara a evitar que aparezca un edema frontal. Utilizar el ordenador y dormir boca abajo, por ejemplo, está contraindicado porque facilita el desplazamiento del líquido del edema hacia el entrecejo y los párpados.

Otra cuestión fundamental después de someterse a un microinjerto de pelo es extremar los cuidados a la hora de lavarse el pelo durante la semana posterior.

Durante este período de tiempo, es imprescindible evitar frotar con fuerza el cabello que se ha implantado. También está desaconsejado colocar la cabeza debajo del chorro de la ducha de forma directa. Estos movimientos bruscos podrían provocar un desplazamiento de los injertos. Es mejor usar el mango de ducha y mantener el agua a una presión suave y una temperatura templada. Para secar el cabello, el paciente tendrá que presionar levemente con una toalla y luego aplicar el secador.

Es importante que el paciente no tome ácido acetilsalicílico ni alcohol. Beber abundante agua y no realizar ejercicio físico durante una semana, son otras pautas que ayudarán a que la recuperación sea más cómoda y rápida.

Técnica FUE versus técnica FUS

La cirugía capilar ha evolucionado de una manera extraordinaria en las últimas décadas. Tanto es así, que hay casos realmente extraordinarios si se compara el antes con el después. Dos procedimientos  de extracción de UF son los que se emplean con más frecuencia a la hora de realizar una intervención de implante de pelo. Se trata de las técnicas FUS y FUE.  Ambas tienen, como es lógico, ventajas e inconvenientes. Por ello, cada una de ellas es adecuada para unos casos u otros, en función de las características que presenten los pacientes.

La técnica FUE está más indicada para las personas que sufren alopecia en zonas concretas y cuya extensión no sea demasiado grande. Por su parte, el Microtrasplante Folicular Clásico es más adecuado para cubrir áreas de mayor superficie y conseguir unos resultados estéticos muy satisfactorios. Debido a las características del trabajo que tiene que realizar el cirujano, con la técnica FUE es imprescindible que el paciente se rasure la cabeza, mientras que con el sistema tradicional no es obligatorio.

Respecto a las cicatrices, con la extracción directa e individual de unidades foliculares no quedará rastro de la intervención, puesto que no se requiere aplicar puntos de sutura en la zona de la nuca. Con la técnica FUS, permanecerá una cicatriz de un milímetro de grosor en ese lugar. No obstante, esta marca apenas será perceptible porque el cabello la disimulará. Es fundamental extremar los cuidados tras la operación, en especial los 15 primeros días, para que la cicatrización se efectúe de forma adecuada.

La intervención es completamente diferente según el método que lleve a cabo el cirujano. Así, la técnica FUE es mucho más laboriosa que la FUS. De hecho, esta última puede efectuarse en una sola sesión, mientras que la primera puede implicar que el paciente se someta a dos o tres para que los resultados sean satisfactorios.

Si se extrae un número elevado de unidades foliculares con la técnica FUE, la zona donante puede perder algo de densidad, algo que no ocurre con el sistema de microinjerto clásico. Como expertos en el ámbito del implante capilar, ofrecemos a nuestros pacientes toda la información necesaria para elegir la técnica que mejor se adapte a sus características y con la que podamos conseguir los efectos más positivos.